El Espinar: Casa Forestal de las Campanillas.

He vuelto hace poco a acercarme, y era la tercera vez que lo hacía, hasta el idílico paraje en el que se encuentra la Casa Forestal de las Campanillas, ubicada donde la gran masa arbórea del pinar de La Garganta -¡qué magnificencia, Dios mío!- duda entre caer hacía el río Moros o hacia el río Gudillos, ambos tan cortos de caudal como sobrados de encanto.

La primera vez fue haciendo una excursión desde el campamento Alto de los Leones que el Frente de Juventudes organizaba en San Rafael, junto al Gudillos. Tendría nueve o diez años y me cansé tanto y tan agobiado me vi por las densas matas de pinos que tuve que atravesar, que borré el espacio de mi memoria.

Cuando volví por segunda vez ya tenía bastante edad y lo hice subiendo por un camino que sale del Parque Recreativo de La Panera, acondicionado a orillas del río Moros, del que la Casa Forestal dista un corto trecho

Por entonces andaba yo entusiasmado con un estudio de botánica muy simple, tanto como puede serlo el reconocimiento, sin otras pretensiones, de especies arbóreas, y seguí el consejo de un amigo:

-Vete a la Casa Forestal de las Campanillas. Te sorprenderás.

Fui, vi y, de verdad, lo que en el lugar había me llenó de asombro, pues en medio de aquella exhuberante mata de pino silvestre con subvuelo de genistas y helechos, me encontré con unos árboles de los que yo sólo sabía por los libros.

Secuoyas (Sequoiadendron giganteum), Abeto de Douglas (Pseudotsuga menziesii), Alerces (Larix decidua), Cedros (Cedrus sp.), Pino blanco (Pinus strobus), Pinsapo (Abies pinsapo), Ciprés de Arizona (Cupressus arizonica), Gran abeto (Abies grandis), Abeto rojo (Picea abies), Tejos (Taxus baccata), Arces (Acer sp.), Tilos (Tilia sp.), Hayas (Fagus sylvatica), Abedules (Betula alba) y Acebos (Ilex aquifolium).

Extraño todo. ¿Obra de un tío raro o de un chalado por el arbolado? En cualquier caso, algo magnífico.

La tercera vez ha sido no hace mucho, en una marcha, cuando ya camino con tres patas, llena de dificultades.

Quise subir por el camino corto, desde La Panera, y me advirtieron: Ni en coche ni a pie hasta septiembre. Vaya por San Rafael.

Pues a San Rafael, en busca del camino largo del que no quería acordarme. Estaba bien señalizado, pero con cancelas y advertencias. Al llegar a Las Campanillas había una reja cerrada y un cartel: ¡prohibido el paso!, pero también una pequeña puerta giratoria por la que pasamos. Rodeando la Casa, todavía otra alambrada que no me atreví ni a tocar, por temor a que pudiera estar electrificada.

Los árboles, los autóctonos y los extraños, seguían allí pero como sólo podía mirarlos de lejos no pude comprobar si estaban todos los que, maravillado, había reconocido en el pasado.

Entiendo que estos espacios deben protegerse al máximo.

Ya que no pude ver sino superficialmente lo que había dentro de las alambradas, me recreé contemplando un singular pino silvestre al que un hervíboro, oveja, vaca o corzo, le mordió la guía cuando apenas era un pimpollo y creció con seis de ellas sobre un tronco admirable por corto y grueso.

Los vecinos de El Espinar, con buen criterio, parece que le dejarán morir de pie.

Nota. Un lector me comunicó que el Parque Forestal de Las Campanillas se debe al ingeniero de montes Marcelo Negre, que lo creó en 1905. Escribo su nombre con mi admiración y mi respeto.

5 Comments

  1. Intentemos disfrutar y difundir el valor de estos tesoros como bien haces:)
    Si no, veremos tristemente cómo no quedarán muchas más opciones que los centros comerciales para pasear:(

    Me gusta

    1. ¿Qué tal te encuentras? ¿Podrías hacer ese recorrido por el pinar? Mira las imágenes y piensa que vas oliendo el aroma de los pinos. Un beso. Juan Manuel Santamaría López

      Le gusta a 1 persona

  2. ¿Y recordar el color de los helechos, el aroma y porte de los pinos… Y la dificultad que los guijarros del camino ofrecían a la marcha.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s