Jardines renacentistas en Segovia. (2) Conventuales

Leí un texto de Juan Ramón Jiménez sobre Segovia y comprobé, no sin extrañeza, que no hacía mención de los grandes monumentos, porque no le gustaron o porque los juzgó pretenciosos, pero que sí recordaba muchas cosas capaces de emocionar por pequeñas. Entre ellas había un jardín: “Soñando en el rincón de pena de mi alma está -a su luz y a su melancolía- el antiguo claustro del convento de las hijas de Santa Clara con su filigrana de piedra dorada y su jardín abandonado, su jardín chiquito, como hecho para dos corazones: el corazón de una novicia melancólica y mi corazón de solitario; con cipreses verde-oro, con su pozo sin agua, con la yerba alta y seca y las flores santas del suelo”.

Ignoro a que jardín podía referirse pues hay cuatro conventos de clarisas y no he tenido acceso a todos. Del que aquí hablo no es chiquito ni está dentro de un claustro hecho con afiligranada piedra caliza, sino entre columnatas de granito. Es uno de los que yo considero renacentistas, no tanto por su trazado cuanto por los elementos renacientes que los envuelven.

Dentro de los concebidos y realizados como hortus conclusus se encuentran los de los conventos de Franciscanas Clarisas de Santa Isabel y de Carmelitas Descalzas de San José.

DSC00954 - copia

El convento de Santa Isabel es un edificio gótico que data de 1486 y  que posee un claustro único en Segovia por su falta de unidad, consecuencia de haberse cerrado en tres diferentes momentos. El lado de levante, lo fue con esbeltas columnas rematadas por capiteles que reciben arcos carpaneles deprimidos, usuales en la ciudad a principios del siglo XVI, ; los lados del sur y poniente se cerraron más tarde con una columnata adintelada y el del norte, aún más tardío, con columnas de menor altura que soportan arcos de medio punto.

Tanto el trazado como las plantaciones del ajardinamiento actual son el resultado de reformas recientes, pero se integran bien en el marco arquitectónico. Hay una parte separada del resto por setos de aligustre y sembrada de césped, algo que parece anterior a la reforma y que pudo ser respetado por ésta. En el resto, distribuidas en espacios de variado dibujo hay flores de temporada y vivaces, rosales, adelfas, palmeras y hasta dos cipreses recortados en curiosa topiaria.

La primera sensación que se tiene al contemplarlo desde los laterales del claustro es la que da un jardín abigarrado y lleno, la que daban los jardines segovianos hasta un pasado no muy lejano, pero paseando por él se aprecia que todo está ordenado y en su justo lugar: entre marzo y noviembre, tiempos de las violetas y los crisantemos, discurren los de las muchas flores que soportan nuestro clima, como colocadas para que el paseante se sienta en todo momento cerca de su aroma y del roce de sus pétalos.

Y para que repase, mientras disfruta de sus colores, los versos de Fernando Pessoa:

Dame lirios, lirios

y rosas también.

Dame rosas, rosas

y lirios también.

Crisantemos, dalias,

violetas

y entre todas las flores, los girasoles.

patio 3
patio 9

El convento de San José, que data de 1576, también tiene un claustro original. El cuadrado que ocupa está delimitado por sólidas columnas de granito, con marcado collarino y capitel de bien labradas volutas, pero mientras que las columnas de tres de sus lados se ven exentas, sólo soportando dinteles pétreos, las del cuarto reciben dintel de madera sobre el que carga una galería de madera también.

En el centro hay una cruz -herencia del jardín claustral medieval- y a su alrededor y al pie de las columnas se monta y desmonta un jardín que podemos considerar intermitente pues se crea cada año con tiestos, macetones y jardineras donde se plantan rosales trepadores y flores de temporada. Contemplado en las estaciones floríferas, a pesar de su sobriedad, es alegre; en los inviernos que lo cubren de nieve, de un ascetismo sobrecogedor.

SantaCruzRomano - copia

El segundo modelo de jardín renacentista, el trazado sobre superficies en pendiente, fue creación de Bramante, a quien se le había encomendado que uniera los puntos de mayor y menor altura del patio del Belvedere -un desnivel de 300 metros- en el Vaticano. La solución propuesta por el arquitecto, aunque él no pudo concluirla, dividía el espacio en planos y rampas que se combinaban con muros transversales y escalinatas, todo ordenado simétricamente en torno a un eje longitudinal que centraba las plantaciones, las fuentes y las estatuas, que de todo tuvo.

Un jardín de este tipo, aunque reducido al mínimo, sin escultura y sin agua, es el situado frente a la fachada de la iglesia del que fue convento dominicanos de Santa Cruz, en el que el desnivel existente entre la calle y el enlosado que alcanza la portada del templo, se llena con muros y escaleras que dejan un semicírculo, destinado a las plantas. En él se ponían rosales y flores de temporada. Hoy, únicamente hay un arbusto que destaca su verde por encima de las piedras blancas y menudas que tan de moda se han puesto para cubrir los suelos.

DSC00641 - copia

Realizado siguiendo el mismo patrón, sin fuentes ni esculturas a pesar de sus mayores dimensiones, es el que une la calle con la fachada de la iglesia del convento de Carmelitas Descalzos, fundado por San Juan de la Cruz en 1588.

Está organizado en torno a un eje longitudinal y dividido en tres partes; en la central hay varios tramos con escaleras y muretes de contención; las laterales están ocupadas por dos rampas largas y estrechas que conocieron plantaciones de lirios -morado nazareno-, sustituidas no ha mucho tiempo por dos arriates de flores de temporada en la plataforma superior y dos alineaciones de cipreses –Cupresus sempervirens– que llenan el resto del talud.

En los muchos días luminosos que tiene el año segoviano, el verde oscuro de los cipreses atenúa la restallante luminosidad de la fachada ante la que se recortan; en los húmedos y melancólicos días de noviembre resulta más reconfortante mirar hacia lo alto siguiendo la dirección que marcan sus flechas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s