La alameda de la Fuencisla

Así llamamos en Segovia a una pequeña llanada poblada de árboles que está entre las Peñas Grajeras y el río Eresma. Es un lugar placentero al que acude el personal para pasar las calurosas tardes del verano y que no siempre fue alameda sino lecho del río, que por aquí formaba un pronunciado meandro.

El paraje, además de fresca arboleda, tiene leyenda e historia que cuento brevemente. En las Peñas Grajeras, constituidas por calizas de encendido color, destacaba un peñasco saliente conocido como Cantil de la Corona por la forma un tanto circular que ofrecía a quienes lo miraban desde abajo. Desde él, dice la tradición segoviana, los judíos de la ciudad despeñaron a una correligionaria que se salvó de morir por la intercesión de la Virgen María, a la que se encomendó mientras caía.

5 El cantil de la corona

Encontramos este relato en las Cantigas de Santa María, escritas en gallego por el rey Alfonso el Sabio. El libro contiene varias miniaturas en una de las cuales vemos a la judía, de nombre Ester, cayendo al pie de una higuera.

Entre la disyuntiva de aceptar que cayó al pie del árbol y que se salvó por la intervención de la Virgen María, o que se salvó por haber caído entre las ramas que mitigaron el golpe, los segovianos, amigos de lo maravilloso, se inclinaron por aceptar el milagro: la salvadora de Ester, que pasó a llamarse María del Salto, había sido la Virgen cuya imagen adornaba la portada de la catedral. La bajaron a la ribera del río y construyeron una pequeña ermita que, más adelante, considerándola poco digna de la grandeza de tan celestial señora, transformaron en un santuario de mayores dimensiones, consagrado el año 1613 en una solemne ceremonia a la que hasta vino el rey, entonces Felipe III.

Al construirlo, nadie contó con el Eresma, cuyas aguas, que de tiempo en tiempo se desbordaban, fueron erosionando la estrecha franja de tierra que habían dejado entre el cauce y el edificio, hasta el punto de que se llegó a temer por la estabilidad de éste. Ante la amenaza, los ciudadanos acudieron al Ayuntamiento pidiendo que se realizaran las obras que se considerasen necesarias para cambiar el curso del río, como se lee en el acta de la sesión municipal (13-I-1846): El Alcalde y otros varios devotos de la Virgen de la Fuencisla, Patrona de esta Ciudad, exponiendo el estado peligroso en que se halla el Santuario suplican la cooperación del Ayuntamiento para variar la corriente del río Eresma y formar una hermosa plazuela que sirva de Campo para los concurrentes de la ciudad y forasteros.

7. FPvanHallen - copia

Se constituyó una comisión encargada de recaudar fondos para ejecutar la obra del que se llamó canal del río de la Fuencisla, comenzada en 1846, y cuando estuvo concluida, frente al santuario quedó lo que iba a conocerse como hoyo de la Fuencisla, donde, sin que hubiese transcurrido mucho tiempo, 1857, empezaron trabajos de explanación, aprovechando los grandes peñascos que algunas veces caían sobre el camino y que, por lo mismo, podían desplomarse sobre el santuario.

Todo, desvío del río, apertura del canal, construcción del muro de contención, relleno y explanación, se hacía por prestación personal es decir, con trabajo voluntario de los ciudadanos que, como se acabaran cansando, abandonaron dejando a medias la obra, asumida por el Ayuntamiento en 1865. Pero también éste se lo tomó con calma y aunque en 1867 ya se había plantado lo que llamaron el jardín del santuario, el relleno del Hoyo seguía siendo parcial. La prensa de la época abunda en versos satíricos, de los que pueden servir de muestra estos que La Tempestad -7-XI-1880- ponía en boca del Hoyo:

Respetable Ayuntamiento

que tienes tanto dinero:

hace diez años que espero

me des algo de tragar

Nadie le hizo caso hasta que, el año 1882, comenzaron las obras de reedificación del Alcázar para las que el Hoyo de la Fuencisla fue una excelente escombrera.

Cuando, por fin, se completó el relleno, quedó lista la plazuela deseada, que se pobló de olmos –Ulmus campestris-, a los que los segovianos llaman álamos negros, y de ahí el nombre de alameda.

Fue la especie que dio carácter al paraje hasta tiempos recientes, cuando plagas y enfermedades como la galeruca y la grafiosis acabaron con todos los ejemplares que cubrían la tan trabajada explanada con su oscuro follaje. En los años cincuenta del pasado siglo, el patronato de Jardines puso acacias de tres espinas –Gleditsia triacanthus– y en los setenta, el ICONA introdujo el olmo de Siberia –Ulmus pumila-.

Tras el desastre de la grafiosis hubo que plantearse la reorganización de la alameda que se hizo con diligencia, aunque no del todo bien. La calle principal que conduce a la puerta del santuario recibió híbridos de álamos de crecimiento rápido, porque se pensó que darían pronto sombra y así nadie echaría de menos a los olmos, pero han crecido mal, se han secado muchos y hay huecos en la que fue doble y simétrica hilera inicial.

alameda Fuencisla sin alamos
DSC00681

Sobre la pradera se optó por poner árboles de gran prestancia que devolvieran al espacio la anterior galanura, pero todos alóctonos: tilos –Tilia platyphila-, arces –Acer pseudoplatanus-, hayas púrpura –Fagus sylvativa var. atropurpurea-, acacias de tres espinas, Gleditsia triacanthus-… En el atrio del santuario, junto a varios setos de romero hay dos libocedros –Calocedrus decurrens– conífera oriunda de las Montañas Rocosas, y junto a la fachada de poniente, un pinsapo –Abies pinsapo– abeto endémico de la Serranía de Ronda, que crece rápido.

DSC00644
DSC00648

Las especies autóctonas han quedado marginadas al pie de las rocas, que acogen chaparreras de olmos, saúcos –Sambucus nigra-, higueras –Ficus carica– y zarzamoras –Rubus ulmifolius– en intrincada y, a las veces, aromática maraña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s