¿Conoces el Parque Geromini, de El Espinar?

Un Real Decreto fechado el 11 de marzo del año 1904, extendía a toda España la Fiesta del Árbol, introducida ya en algunos lugares por amantes de la naturaleza. Fue una medida bien acogida por algunos, tomada a chacota por otros y, para que nada faltase, celebrada plantando por quienes a los pocos días destruían lo plantado.

Entre las acciones bien planificadas y bien resueltas se cuenta el Parque Cipriano Geromini, de El Espinar, creado con motivo de la Fiesta del árbol de 1915 por el Ayuntamiento espinariego siendo alcalde del mismo el personaje de quien recibió el nombre.

Aquel 9 de marzo fue un día para recordar. El pueblo entero se desplazó hacia El Cabezuelo, paraje donde habría de efectuarse la plantación, iniciada por el Sr. Geromini, que puso un árbol en honor de D. Marcelo Negre, ingeniero de montes y esforzado defensor de los bosques espinariegos; seguidamente fue el Sr. Negre quien plantó otro dedicado al pueblo; y a continuación vinieron los plantados por los niños de las escuelas y por los vecinos que quisieron sumarse al acto, cerrado con la bendición a los asistentes y a su obra que realizó el cura párroco.

Y ahí sigue, para gala de El Espinar y para recreo y disfrute de quienes quieran pasear por entre sus bien cuidadas arboledas.

Es de forma próxima a un triángulo truncado y está cercado por un muro de mampostería en el que se abren dos puertas, unidas por un amplio paseo que divide el espacio en dos partes aproximadamente iguales y en cuyo centro hay un estanque no muy grande, rodeado de césped y adornado con flores de temporada.

Geromini 10

Es un parque de estilo un tanto ecléctico, con césped a la inglesa, paseos románticos, plantaciones arbustivas que se dirían diseñadas por japoneses, bancos de piedra, algún regato y bloques graníticos que se respetaron al hacer el desbroce de los terrenos.

Pero lo más llamativo son los ejemplares del mundo vegetal que lo conforman: un álamo temblón, de grueso tronco -7,60 metros de perímetro- y cuatro grandes ramas más allá de las cuales se vislumbran los coronamientos de la iglesia de San Eutropio; los pinos silvestres, rectos e imponentes, hay uno de 3,85 metros de perímetro, que si no proceden de la vegetación preexistente tuvieron que plantarse en el momento de la creación del parque, por lo que son, a todas luces, centenarios; y otros mil, tanto de hoja perenne como de hoja caduca, especies enanas y de arbustos multicolores, por su flor o por sus frutos, pertenecientes a unas sesenta especies diferentes.

Un lujo para caprichosos es ir mirando las plantas y distinguir, por ejemplo, las distintas especies y variedades que hay de arce: negundo, palmatum atropurpurea, platanoides, platanoides purpurea, pseudoplatanus y rubrus.

Después de haber hecho este ejercicio con los arces y con los demás árboles te sientes íntimamente confortado. ¡Y cansado! Aunque merece la pena cansarse paseando por un espacio tan singular y atractivo.

2 Comments

  1. ¡Hace tanto tiempo que se empezó a celebrar el día del árbol! No sabemos nada. (De esto y de más cosas. Incluso hay gente que hasta piensa que El Espinar es de Madrid)
    Ahora que leo sobre este jardín tan curioso me entran ganas de que nos lleves pronto y nos expliques todas las clases de árboles. La lluvia de hoy lo va a dejar precioso.
    Un beso,
    Irene

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s